El Donbass

UCRANIA DESPUÉS DE MAIDAN

Desde los últimos acontecimientos en Maidan, en el Este de Ucrania se vive una guerra por la que casi dos millones de personas han tenido que abandonar sus casas en las regiones de Lugansk y Donestk. Los más vulnerables, como siempre, los niños. Algunos han salido del país, pero la gran mayoría sobreviven dentro de Ucrania, a pesar de que el país esté en crisis económica y social. Son los desplazados internos que ahora, dos años más tarde se sienten rechazados por sus propios compatriotas. Son las personas que sienten que vienen a quitarles los puestos de trabajo, las plazas de guardería a sus hijos y las medicinas para la gripe. En un país donde la corrupción es endémica, las redes de voluntariado que surgían al principio del conflicto parecen desvanecerse en un momento cuando lo importante es sobrevivir.

Madres se trasladan solas con sus hijos y han de pagar alquileres que no pueden permitirse. Para ello trabajan 12 horas diarias y sus hijos, todavía atermorizados por el sonido de las granadas y el trajeteo de los tanques junto a sus hogares, permanecen solos en casas alquiladas de 10 metros cuadrados, esperando a que sus madres regresen, y si tienen suerte, al cuidado de algún hermano mayor.

La fundación Juntos por la Vida pretende dar un respiro a estas madres ofreciendo la oportunidad a sus hijos de viajar a España durante dos meses en Verano, con una familia de acogida. Por eso ha ampliado los programas de acogimiento familiar de niños de Chernobil a acogidas de niños ucranianos víctimas del conflicto bélico. Esperamos encontrar muchas familias.

LEER ARTÍCULO LA VANGUARDIA: UCRANIA DESPUÉS DE MAIDAN